Ver todos los artículos

ABRIL



Publicado el 17 abril, 2017 - 18:14h

A María ya no se le entiende nada cuando trata de hablar. Y sin embargo cuando le ponen los auriculares y canta al compás de sus canciones favoritas, lo hace sin ningún problema.

No plantearemos pregunta para una respuesta tan sencilla: la demencia parece no poder destruir nuestra capacidad de reaccionar con la música.

Ahora sí que surgen preguntas interesantes: ¿Respondemos entonces ante cualquier canción?, ¿sólo ante las canciones de nuestro/a artista favorito/a?, ¿ante canciones alegres y marchosas?… Hasta ahora, todas las respuestas son negativa. ¿Cuál es entonces el secreto?

Nuestro cerebro responde a nuestras canciones significativas. Aquellas canciones que nos han acompañado en momentos memorables de nuestra vida, a las que representan etapas, a las que simbolizan emociones, a las que nos evocan personas, … En definitiva, estamos hablando de las canciones de nuestra vida.

Pedro pertenecía a un grupo católico infantil que cantaba su himno en las marchas, Maite le cantó durante años la misma canción de cuna a su hija, Antonio y Pepi se enamoraron al compás de los acordes de Luis Aguilé mientras cantaba “La razón de mi vivir”… y así hasta donde querámos llegar.

Por eso, desde nuestro blog os invitamos a vosotros, familiares de nuestros residentes a elaborar una lista de las canciones de su vida. No se trata de poner música de fondo, sino de canciones que nos permitan acercarnos a sus reminiscencias latentes. No podrás hacerlo solo/a. Necesitarás ayuda de todo aquel familiar o amigo/a que pueda aportarte información que posiblemente desconozcas.

No es un gran avance desde el punto de vista científico, pero (sin duda) es una oportunidad para cambiarlo todo.

Fernando Oliva

Psicólogo en Sarquavitae Santa Justa

Comentarios: 1

  1. 27287774e says:

    Cualquier canción de ANTONIO MACHIN creo que cumple esas premisas.
    Saludos

Responder


Ver todos los artículos